Huella de carbono Individual

La Huella de Carbono Individual (obtenida de la huella de carbono familiar) es un indicador ambiental sencillo que tiene como objetivo reflejar todos los gases de efecto invernadero emitidos directa o indirectamente por el sobreviviente de cáncer y su familia, y se estima en unidades de equivalentes de dióxido de carbono (CO2e). Generalmente en toneladas de CO2e. Una HCI baja, mejora el bienestar a través de beneficios para la salud, como un aire más limpio, mayor actividad física y dietas más saludables y nutritivas.

Es importante tener en cuenta que las herramientas de cálculo de HCI pueden variar en términos de precisión y alcance, por lo que es aconsejable utilizar múltiples fuentes y considerar diferentes aspectos de tu estilo de vida para obtener una imagen completa de tu impacto ambiental. En este apartado revisamos la literatura científica sobre las herramientas disponibles para la recopilación de datos y la evaluación del impacto en la salud de la HCI.

Lectura para el tema: Pediatría Verde en la era del antropoceno.

Figura 1. Antropoceno y metainflamación como origen de las enfermedades crónicas(1). (Del libro Llamando a la Tierra, Llamando a la Tierra, JA Ortega-García, 2021.)

Implicaciones clínicas: monitorizar la HCI e identificación de niños/as de muy alto riesgo

A pesar de que se han diseñado varias iniciativas para la estandarización, nuestra propuesta en el Comité de Salud Medioambiental es la de usar la Plataforma de Compensación de Carbono de las Naciones Unidas(15). Esta plataforma es una herramienta internacional que incluye información sobre el hogar, el transporte y el estilo de vida del individuo para medir el HCI (estimada a partir de la huella de carbono familiar) anual y permite la comparación de resultados entre diferentes regiones del mundo, con una medición sencilla que promueve la conciencia ambiental, el empoderamiento y estilos de vida más saludables. 

La incorporación y monitorización de la HCI en la atención pediátrica no solo es importante para el medio ambiente, sino que también tiene un impacto potencial significativo en la prevención de enfermedades y en la promoción de un estilo de vida más saludable para la infancia, especialmente en los grupos vulnerables y con enfermedades crónicas(1,16). Esta perspectiva holística es esencial para abordar los desafíos de salud y medio ambiente de manera conjunta y responsable.

Cómo manejarlo en los informes de las historias clínicas:

HUELLA DE CARBONO FAMILIAR (indicar año): Ton de CO2e 

Familiar:   Ton CO2e     Individual: Ton de CO2e 

Cuando es menor de 4,5-5 Ton Co2e:  

La huella de carbono individual (familiar) es un indicador clave y sencillo de salud global en la medicina de los estilos de vida y parece útil para el seguimiento de los enfermos crónicos. La familia de … tiene una huella de carbono con bajas emisiones de CO2 y es un indicador de salud global en la familia. Esto protege del desarrollo de enfermedades crónicas. ENHORABUENA tu huella de carbono es más baja de la media nacional ¡ 

Cuando está alrededor de 5,6 Ton CO2e:  

La huella de carbono individual (familiar) es un indicador clave de salud global en la medicina de los estilos de vida y parece útil para el seguimiento de los enfermos crónicos. La familia de Diana tiene una huella de carbono con emisiones medias de CO2 en España (Individual huella de carbono son 5.6 Ton CO2e) y es un indicador de salud global en la familia. Nos gustaría que redujeras tu huella de carbono un poco, quizás aumentando el consumo de vegetales, mejorando la movilidad activa (bicicleta, caminar…) y tomando conciencia sobre el papel de la naturaleza en nuestra salud. 

Cuando sea mayor de 6 Ton CO2e:  

La huella de carbono individual (familiar) es un indicador clave de salud global en la medicina de los estilos de vida y parece útil para el seguimiento de los enfermos crónicos. La familia de Diana tiene una huella de carbono por encima de la media en España (5,6 Ton CO2e) y recomendamos enraizar su salud con la del planeta, a través de mejorar la dieta (consumir más vegetales), realizar una movilidad más activa (bicicleta, caminar…), disminuir el uso de combustibles fósiles y derivados como el plástico…